SGENM
SOCIEDADE GALEGA DE ENDOCRINOLOXÍA E NUTRICIÓN
Sociedade Galega de Endocrinoloxía e Nutrición Fundación de Endocrinología y Nutrición Gallega
menu usuario

Algunos datos sobre la diabetes

Todos los años, el 14 de noviembre, desde 1991, es el Día Mundial de la Diabetes. Este día se celebra en más de 140 países del mundo por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y de su organismo asociado, la Federación Internacional de Diabetes. Su objetivo es difundir y profundizar el conocimiento que sobre la diabetes debe haber en la población, una población que cada año “es más diabética”, puesto que cada año aumenta el número de diabéticos, de una manera alarmante. Así, se calcula que en la actualidad existen en el mundo unos 190 millones de diabéticos, y se calcula que dentro de 20 años habrá aumentado esa prevalencia a 330 millones. En Galicia, en el año 2004, el 7% de la población mayor de 18 años padecía diabetes; en las últimas décadas de la vida, el porcentaje de diabéticos llega a más del 30% (¡una de cada 3 personas!).

La diabetes es una enfermedad crónica, hoy en día incurable, que se caracteriza por la elevación inadecuada y mantenida en la sangre de los niveles de glucosa. Esta “hiperglucemia” se debe a que la insulina es insuficiente (diabetes tipo 1) o es incapaz (diabetes tipo 2) de ejercer sus funciones.

La aparición de diabetes tipo 2, que representa más del 90% de los casos, está directamente relacionada con la existencia de obesidad, la cual favorece extraordinariamente la evolución a diabetes.

La diabetes es una enfermedad que puede tener una serie de consecuencias perjudiciales a largo plazo. Así, en los países de nuestro entorno, es la causa más importante de ceguera, de insuficiencia renal con necesidad de hemodiálisis y trasplante renal, y de amputación por causa no traumática de miembros inferiores. La mayor parte de las personas diabéticas probablemente fallezcan por un infarto de miocardio, o por otras patologías de tipo cardiovascular.

No todas las noticias son malas. Las complicaciones mencionadas no aparecen en todos los pacientes diabéticos, ni mucho menos. Existen una serie de factores que favorecen la aparición de las mismas, como el mal control de la tensión arterial o niveles elevados de colesterol, más importantes en los pacientes diabéticos, y evidentemente el grado de control de los niveles de glucosa. Cuanto más parecido a lo normal es el control de la glucosa, menor es el riesgo de desarrollar las complicaciones a largo plazo.

Además, la diabetes se puede prevenir. Existen estudios que demuestran que un tipo de vida saludable reduce de forma muy significativa la aparición de diabetes. Ello quiere decir que una dieta variada, rica en vegetales y en pescado, y pobre en dulces y en grasas saturadas, acompañada de ejercicio físico cotidiano, disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.